Martes, 17 Julio 2018 00:25

Lo que empezò mal, terminò mal-Previsible destituciòn de Verònica Lafuente, presa de su soberbia y de haberse transformado en una cìnica sin igual, nos dijo un Juez Mercedino- Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La animosidad, la supuesta persecuciòn contra ella, todos y cada uno de los elementos subjetivos de Verònica Lafuente para defenderse,  fueron contrapuestos con una realidad, que conocìa el 100 por ciento de la Circunscripciòn de Villa Mercedes.

Lo matò la soberbia, nos decìa un conocido penalista de Villa Mercedes, cuando se conocìa su destituciòn y su inhabilitaciòn para ejercer cargos pùblicos .

Su cinismo no tuvo lìmites y se creyò lo que no era, como si la sociedad judicial no conociera de la manera en que ingresò, sin edad suficiente y sin experiencia, casi una fatalidad que de a poco fue olvidada, pero que ella desde su soberbia, se encargò de no hacer olvidar.

Su nula humildad, casi impune, la enfrentò con todos, secretarios, empleados, colegas, Magistrados y ante la propia Sociedad con fallos que si bièn los hacìa desde su arbitrariedad, estaban fuera de la lògica social.

Un Magistrado que en la vez anterior la defendiò, creyendo que Lafuente iba a tomar conciencia de sus conductas, nos dijo hoy, que si hubieran hecho una consulta popular entre empleados, jueces y abogados, no hubiera habido uno que hubiera votado a favor para que siguiera, lo que graficò y grafica la realidad del foro, sobre Lafuente.

Otro Juez, le dijo a EA, que Lafuente èsta vez, fruto de su propia soberbia y torpeza, ni siquiera se animò a pedir ayuda al Colegio de Magistrados, creyendo que hasta sola podìa safar, mas allà de que desde nuestra Colegiaciòn, sabìamos que lo que habìa empezado mal, no podìa terminar de otra manera.

Se terminò el reino de Lafuente, que debiò ser màs humilde y màs lògica, la matò la soberbia y su cinismo, tal como lo dijo hoy un Magistrado de años en el Poder Judicial de Mercedes, ante una sentencia que era previsible.

Visto 675 veces