Jueves, 01 Noviembre 2018 03:14

El aparato represivo de Enrique Ponce fiel a sus giros políticos Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

En la mañana de miércoles aproximadamente a las 11 hs, directivos y afiliados del gremio ATE de la ciudad de San Luis, fueron violentamente desalojados por personal de la “Guardia Urbana Municipal”,  que responde a los intereses del intendente Enrique Ponce, al manifestarse pacíficamente por el despido de dos empleadas del servicio de estacionamiento medido.

Los videos y las fotos de los hechos son contundentes y denotan la violencia desmedida de los efectivos de este “cuerpo represivo urbano municipal”.  Sobre el análisis político del mismo, también queda en claro, la falta de voluntad de dialogo por parte del Ejecutivo Municipal, que responde así a los giros políticos de Enrique Ponce, hoy aliado de Claudio Poggi en el ámbito local y de la administración nacional de Cambiemos que conduce el presidente Mauricio Macri.

Sobre los lamentables hechos de violencia ocurridos en la mañana de miércoles, quedan al descubierto las miserias dirigenciales de Enrique Ponce,  la operatividad de su aparato represivo propio de las noches más oscuras de la década del 70 y las justificaciones mediáticas realizadas por su “jefe de prensa” acusado en innumerables ocasiones por ser protagonista de hechos de violencia, hablamos de Gustavo“el flaco” Heredia.  Como no podía ser de otra manera en el video adjunto se lo menciona al frente de la represión a los directivos de ATE en el Palacio Municipal de Belgrano y San Martin de la capital puntana.

Pocas veces se ve semejante nivel de torpeza en el ámbito de la comunicación institucional, en horas de la tarde la web oficial del municipio: www.prensasanluis.com que conduce Enrique Ponce, publicó una nota en donde se justifica el accionar represivo de la Guardia Urbana Municipal.  Sin lugar a dudas, es letra de Gustavo Heredia el jefe de prensa de la administración del Municipio de la Ciudad de San Luis.

Cuestionar en una nota periodística la actividad sindical, ni en la época del nefasto Proceso de Reorganización Nacional,  pasaba semejante hecho que va en contra de los principales preceptos de la Carta Magna.

El texto de la justificación de la represión ordenada por Enrique Ponce a las autoridades sindicales no deja lugar a desperdicios y habla a las claras del sistema de “seguimiento” sobre las actividades sindicales y movimientos sociales.

1)      En primer lugar califica de patota las actividades de los dirigentes gremiales de ATE San Luis. 2)

2)      Pone de manifiesta claramente el texto, que en ningún momento existió la voluntad de dialogo por parte del intendente Enrique Ponce o algún funcionario municipal, para con los representantes legales del gremio.

3)      La argumentación sobre el despido de las dos empleadas del servicio de estacionamiento medido es falaz y al final del texto cita explícitamente que fueron desempleadas por participar de una protesta en reclamo de sus fuentes laborales.

4)      Lo más grave y temerario por parte de las autoridades municipales en la mañana de miércoles fue el desalojo del salón principal de la Municipalidad de la ciudad de San Luis, mientras los alumnos del Jardín de Infantes San Agustín, realizaban una recorrida por las instalaciones del edificio comunal, como así también de los vecinos de la ciudad que se encontraban realizando tramites en un horario pico en el lugar, poniendo en riesgo la integridad física de todos los presentes.

5)      El texto publicado por la web oficial de la administración de Enrique Ponce: www.prensasanluis.com también cuestiona abiertamente la cantidad de afiliados de la entidad gremial, como si esto le quitara representatividad sobre los trabajadores. Cuando ATE San Luis es una entidad que cumple con todos los requisitos legales y de personería jurídica en el orden nacional.

6)      Persecución ideológica  sobre el dirigente gremial Fernando Gatica, al calificarlo de extrema izquierda.

7)      Además se cuestiona las metodologías de visualización del reclamo sindical de ATE, cuando es el Municipio de la ciudad de San Luis, quien incumple con el régimen laboral vigente.

8)      Por otra parte, el texto vuelve a calificar de patota las actividades y reclamos que realiza el ente sindical en defensa del atropello de la gestión municipal para con sus empleados.

9)      Curiosamente el texto publicado por la web oficial de la Municipalidad de la ciudad de San Luis, manifestó tener conocimiento y haber realizado un seguimiento electrónico del sistema Whatsapp propiedad del gremialista Fernando Gatica, como así también sobre las dos empleadas del municipio que se presentaron espontáneamente a reclamar por sus derechos. (Este hecho demuestra el verdadero motivo por el cual fueron desempleadas las personas que prestaban servicio en el sistema de estacionamiento medido). 

10)   El texto oficial emitido por la Municipalidad de la ciudad de San Luis manifestó abiertamente y cuestionó, el ingreso de personal gremial a un edificio público como lo es el salón de recepción municipal.

11)   Por último el texto que compartimos con los lectores de Edición Abierta, al final de la presente nota, realiza una nueva persecución ideológica y política sobre el ex diputado provincial Juan Larrea, Cassiana Gatica y sobre el dirigente social del Movimiento Evita Daniel Sosa.

Las conclusiones sobre la justificación del desalojo de las autoridades gremiales y las metodologías de persecución y represión del intendente del espacio Cambiemos Enrique  son propias de los lectores de Edición Abierta y esperemos que algún fiscal de la justicia provincial actué de oficio ante semejante aparato represivo propio de las noches más oscuras de la Argentina reciente.

Compartimos con los lectores de Edición Abierta, la justificación institucional de la represión contra dirigentes gremiales ordenada por Enrique Ponce:

www.prensasanluis.com

La Guardia Urbana desalojó la toma ilegal de la Municipalidad

La Guardia Urbana Municipal desalojó la toma ilegal de la municipalidad por parte de una patota integrada por dirigentes del gremio ATE, quienes este miércoles a las 11 ingresaron por la fuerza al salón principal del edificio central con la determinación de permanecer dentro “hasta que la intendencia reincorpore a dos empleadas de estacionamiento medido”, quienes fueron despedidas por incumplimientos en las tareas asignadas.

Fernando Gatica y otros siete miembros de la comisión directiva produjeron destrozos en el interior del salón y pegaron carteles justo en el momento en que efectuaba una recorrida por la Municipalidad una delegación de niños del jardín de infantes del Instituto San Agustín. Los dirigentes que se negaban a abandonar el edificio municipal “hasta que nos reciba algún funcionario”, a través de los medios acusaban a la Guardia Urbana de mantenerlos retenidos.

El gremio ATE, que ya desde días anteriores había anunciado que iba a tomar la Municipalidad, solo cuenta con 40 afiliados sobre un padrón de 2000 empleados y desde principios de 2018 ya produjo cuatro manifestaciones violentas contra el municipio.

En marzo de 2018, Fernando Gatica encabezó una protesta de beneficiarias del Programa Nacional Ellas Hacen donde un grupo de manifestantes de extrema izquierda quemaron gomas y rompieron vidrios. Dos meses después Gatica nuevamente apeló al patoterismo y cortó calle San Martín frente a la Secretaría de Servicios Públicos e invocó como causal de la protesta el despido de las dos. El mes pasado la patota de Gatica de manera sorpresiva interrumpió por algunas horas la salida del servicio de Recolección de Residuos, a pesar de que en esa repartición ATE solo cuenta con dos afiliados sobre un padrón de 160 trabajadores. Gatica intentó luego efectuar una toma sorpresiva como la ejecutada este miércoles y a través de mensajes de Whatsapp anunció a los recolectores que “contaba con gente de afuera para producir disturbios”, pero el intento naufragó ante la falta de convocatoria, puesto que se presentaron solo dos dirigentes. empleadas de Estacionamiento Medido.

Este miércoles nuevamente Gatica recurrió a la violencia e ingresó con la patota al salón municipal con intenciones de permanecer dentro, pero de inmediato el minúsculo grupo fue desalojado por efectivos de la Guardia Urbana. Desde la calle Gatica recibió el apoyo del ex diputado comunista Juan Larrea -quien pasó de denunciar al gobernador por la carta a Massera a militar junto a Cassiana Gatica en las fila de los hermanos Rodríguez Saá- mientras que a través de las redes sociales el dirigente rodriguezsaaista del Movimiento Evita, Daniel Sosa, también le manifestó su adhesión.

Visto 188 veces Modificado por última vez en Jueves, 01 Noviembre 2018 12:40