Sábado, 24 Noviembre 2018 11:21

La UCR vuelve a ser radical. Asumió Pipo Rossi. El triste final de Riccardo y el perdón y la comprensión que pide Cacace-Rocha desencajada. Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

El radicalismo anoche volvió a vivir.

Luego de la ocupación de prepo por Cantera Popular a través del tándem Riccardo-Rocha-Cacace, (a la primera elección que abrieron fueron derrotados),  anoche Pipo Rossi fue la mística radical recuperada de estar por elección interna.

Pipo Rossi, fue claro, el radicalismo será el puntal, nunca el furgón de cola de nadie en lo que viene y tanto los que son Diputados Nacionales (Riccardo) o los Diputados Provinciales (Cacace y Cía), deberán seguir lo que la UCR piensa, se acaban las posturas personales o de picardía.

Lo de Riccardo con su discurso todavía de arrogancia, notó que todavía no aprendió de la derrota, todo lo contrario de Pipo Rossi, que llamó a reconstruir, a escuchar a todos y en construir para todos.

Se notó en Riccardo que ésta derrota le cuesta doble, porque varios de los que lo llevaron a donde está , ya no van a estar a partir de la postura de dos idealistas como el Pampita Rigau y Juan Pampita Alvarez que armaron la 30 de Octubre y partieron Cantera.

Pipo Rossi, seguramente debe haber pensado en las ninguneadas de Riccardo a su sector, a Pupa Agúndez, a Bonino, a Paty Farabelli, a Toni Lorenzo, y debe haber dicho que la soberbia tiene paso corto, aún de que Pipo le dijo en la cara a Riccardo que era un forro si entregaba a la UCR al poggismo como lo hizo.

Pipo no es cualquier radical o que va a andar con mediastinta, de ahora en adelante el radicalismo tendrá quien lo defienda de verdad, ante el oficialismo provincial y también ante sus aliados y ante el Gobierno Nacional, a quien le pedirán que le den el lugar que corresponde y la reunión con Frigerio ya está en agenda.

La cara de desencajada de Claudia Rocha, era el gesto de la derrota y el dolor de ya no ser, mientras la sonrisita falsa de Riccardo, mostraba que no quería hacer un acto oficial para mostrar su derrota.

El que no se pierde y anoche como buen rumbeador hizo los deberes fue Cacace, que se puso a hacer sociales con los líderes Bonino y Pupa Agúndez, casi como pidiendo clemencia.

Ayudó que el padre político de Cacace, Horacio Quevedo, pide que lo contengan a Alejandrito, que va a volver a ser el que fue o el que el crió en la política.

Pipo Rossi, ya es el nuevo radicalismo y su discurso firme y conciliador a la vez, invita a pensar que la UCR ésta vez será la máquina que tire al oficialismo y no furgón de cola por carguitos. 

Visto 254 veces