Miércoles, 05 Diciembre 2018 11:37

La Toma: el Concejo Deliberante termina el 2018 sin una sola propuesta para la gente. La realidad de los peronistas que todavía no entienden para que están . Sigue imperando el revanchismo electoral contra el Intendente Cornejo. Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La situación del Concejo Deliberante de La Toma, cuyas sesiones ordinarias terminaron ésta semana, culminó como debía terminar, sin nada, sin un proyecto para ninguno de los tomeros ni nada realizable.

La actividad del Concejo como viene ocurriendo hace varios años, ha sido planteos insólitos como el de tomarse el lugar de la Dirección de Minería, o decretar emergencias ridículas o dedicarse a provocar revanchismos políticos contra el Intendente, nada productivo, solo vanidades personales de cada uno.

La insistencia del Concejo por cobrarle facturas al Intendente por el lugar de Intendente que tiene en base a duras internas, le siguen costando politiquerías, aprobando Concejales que se dicen peronistas una situación de auditoría para que la haga Asuntos Municipales, cuya competencia no está sobre Municipios con Concejo Deliberante que tienen autonomía.

Es lastimoso ver como los peronistas del Concejo siguen creyendo que Cambiemos los conduce y levantan la mano para lo que se le ocurra a José Luis Romántico Contrera o Minino Club Pringles Díaz, dos personajes del radicalismo a los cuales les queda cómodo ser Concejales o segundones del radical Rigau, una cosa insólita.

Lo de Douglas es penoso por lo que podría haber generado, como lo de Guillermo facturita Barroso, dos personajes que luego de la paliza de las PASO, como su Jefe José María Escudero, los terminó salvando Quique Cornejo y su política, justamente el mismo al que le siguen facturando su derrota política.

El caso de Olguín es casi hablar de inimputable en términos políticos, no sabe para que está y si no hubiera sido por el Intendente actual, jamás hubiera sido Concejal.

Lo raro ha sido la conducta de Cerrato que no ha entendido todavía que el tiempo de sus especulaciones ha terminado, ha guerreado al Intendente que lo podría haber hecho Intendente durante años y no será el Intendente en el 2019, terminando su carrera política en la nada, una pena, porque es ordenado y se dedicó a escuchar a personajes y no ser él mismo.

Juana Baracco, seguramente volverá a su banca y si aún le quedan fortalezas políticas, será la voz desde sus inquietudes la que rompa el ritmo hoy del Concejo de dedicarse a quiquear negativamente en forma exclusiva.

Una pena como peronistas no entiendan que no pueden dedicarse a dejarse a conducir por personajes que son de segunda y cuyo único objetivo es destruir al peronismo, llámese Quique Cornejo, José Escudero, Dominga Torres, Sergio Bianchi o Ernesto Alí o como se llame el próximo Intendente y pareciera que los Concejales peronistas no aprenden más. 

Visto 401 veces