Martes, 03 Diciembre 2019 11:04

Los grandes ganadores de la sesiòn de Diputados: Alberto Rodriguez Saà, Eduardo Monez Ruiz, Juan Carlos Eduardo, Josè Escudero, Abdala y sobre todo la Institucionalidad respetada a pesar del asalto que pretendìan algunos opositores. Destacado

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

La sesiòn preparatoria de Diputados tubo ribetes polìticos increìbles, donde hubo grandes perdedores, como Poggi y Adolfo, pero sobre todo, grandes ganadores.

Los grandes ganadores de la sesiòn de Diputados, fueron Alberto Rodriguez Saà, Eduardo Monez Ruiz, Juan Carlos Eduardo, Josè Escudero, Abdala y sobre todo la Intsitucionalidad respetada a pesar del asalto que pretendìan algunos opositores.

Alberto, una vez màs logrò con su inteligencia polìtica, sortear el ataque a la institucionalidad polìtica de parte de algunos opositores y seudo opositores como el adolfismo, que pretendìan romper las tradiciones polìticas y asaltar polìticamente la Càmara de Diputados. Sin estridencias, Alberto, le asestò ayer un golpe terminal que lo deja muy bièn parado para lo que viene. Si el peronismo gana en la Las Lagunas, tendrà casi quòrum propio, lo que no es un dato menor.

El tejido y la operatividad polìtica de Eduardo Monez Ruiz, en su ùltima operaciòn polìtica como Jefe de la Cartera, fue de alta cirugìa polìtica. Los opositores que se sentaron para quedarse con la Càmara, no podìan creer cuando Abdala, Domìnguez y Fara, en respeto a la institucionalidad votaban para respetarla. Monez Ruiz habìa sido el operador en defensa de ella y ellos tres poniendo la cara y su historia, ayudaron a respetarla como corresponde.  A esa hora, Poggi, el tipo que arrastrò al PRO San Luis a la nada y dejò a Postiguillo sin nada, se querìa ir de la sesiòn, pero la historia ya estaba escrita y las manos en alto de Abdala, Fara y Domìnguez, demostraba una vez màs, que en la polìtica, todo tiene ida y vuelta. Monez Ruiz solo miraba lo que pasaba, pero por dentro sabìa que la elecciòn de Eduardo y el consenso de institucionalidad era su logro y el de Alberto.

Lo de Juan Carlos Eduardo es un triunfo de ser consecuente en la polìtica y ganarse el respeto. El ya ex Intendente de San Francisco, casi de tapado, se queda con una Presidencia a la que deberà acomodar, luego del desastre y tierra arrasada, que deja Carmelo Miràbile, que deberà agarrar la pala por primera vez en mucho tiempo y dejar de vivir de la polìtica. Eduardo, es otro de los ganadores de ayer, simple, astuto y peronista, es un merecido reconocimiento para el peronismo del interior en serio.

Otro de los ganadores es Josè Marìa Escudero, que se espantò a tiempo del adolfismo y con la elecciòn de ayer recupera terreno polìtico y lo dejò bien plantado en el peronismo. El Negro, como le dicen sus amigos, vuelve a los primeros planos y destila confianza hacia adentro del peronismo como nunca, lo que no deja de ser un dato para la polìtica que viene.

Lo de Bartolo Abdala, plantàndose contra el golpe a la institucionalidad que planteaban Adolfo y Poggi, es para los anales polìticos. Su bloque Institucionalidad, diò ayer el gran golpe en defensa de la Institucionalidad y lo pone como un gran valor a cuidar siempre y no dar lugar al oportunismo polìtico que en dìas como ayer, pretendìa violarse. Un gran ganador y un gran defensor de la Institucionalidad.

Los grandes ganadores de ayer que ponen de manifiesto que la Institucionalidad debe defenderse a rajatabla siempre.

Visto 598 veces Modificado por última vez en Martes, 03 Diciembre 2019 11:36