131 alumnos de escuelas rurales ya tienen su computadora

131 alumnos de escuelas rurales ya tienen su computadora

Allí, donde se desdibujan los límites y se mezclan las tareas de lápiz y papel con las rurales, donde los niños y niñas llegan sobre el lomo de un caballo para aprender, allí llegó la inclusión digital. Desde hace una semana los alumnos de escuelas ubicadas en los parajes que se reparten entre los Departamentos de Ayacucho, Belgrano y Junín recibieron sus notebooks y con ellas la alegría y la posibilidad de conectarse con el mundo.

De la periferia al centro, así se entregan las computadoras que reparte el Gobierno de la provincia para garantizar la educación de los chicos puntanos. Desde el miércoles 18 ya fueron entregadas 131 unidades a alumnos y alumnas de 4°, 5° y 6° grado del nivel primario en una tarea conjunta que realiza el Ministerio de Ciencia y Tecnología, Educación y la Universidad de La Punta.

El lunes las recibieron los alumnos de los parajes de Ayacucho: Río Juan Gómez, El Rincón, Rodeo Cadenas, La Aveniencia y La Botija. El martes fue el turno de los establecimientos educativos ubicados en los parajes de Aguada de las Ánimas, Las Palomas, Cerrito Blanco, El Duraznito, Cabeza de Novillo y Las Chilcas, de Junín; y también de La Represita, de Ayacucho. Y este miércoles la inclusión digital llegó al departamento Belgrano: Hualtarán, Bella Estancia, San Antonio, Las Lagunitas, Naranjo Esquino y San Pedro.

“Para los chicos significa un salto enorme en su educación. Lo primero que expresaron cuando les comuniqué que iban a recibir sus dispositivos fue que podrían completar sus tareas. Es un muy significativo para los niños y para las familias, ya que muchos encuentran en la escuela su único contacto con el resto de la provincia y el mundo”, expresó Marta Ripari, directora de la Escuela N° 254 “Granadero Domingo Lucero”, ubicada en el paraje Cabeza de Novillo.

El paraje fue beneficiado recientemente con la instalación de una antena de Wifi que se abastece de energía solar.

La docente también expresó su deseo de que continúen las entregas para que el resto de los niños también reciba su dispositivo. “Nuestros 14 alumnos nunca faltan a clases. Algunos de sus papás trabajan como personal de maestranza en la escuela y son beneficiarios del Plan Inclusión. La mayoría de las familias no tienen sus estudios completos y por ello se toman muy en serio la educación de sus hijos”, añadió.