Antivacunas,escondidos twiteando,el triste papel opositor en la pandemia.

Antivacunas,escondidos twiteando,el triste papel opositor en la pandemia.

Pareciera que siguen viviendo en la pandemia de la manera en que se permiten desde el poggismo, hacer memoria selectiva sobre los hechos de la pandemia,

Hoy cuando queda claro que sino hubiera habido confinamiento, se jabrìan muerto millones màs en el mundo, el poggismo de San Luis se permite dudar.

Cuando Lilita Carriò, denunciò al Presidente por envenenamiento, no alcanzaban los titulares o algùn bocòn opositor para festejar la extravagancia jurìdica de su conductira.

Escondidos y twiteando, los Poggi, los Cacace o los Lucero Guillet, parecìan jugar a las escondidas. No habìa vacuna, pero calladitos la boca cuando llegò para todos, calladitos se pusieron en la fila.

Ninguno hizo nada para que llegara, al contrario, planteaban utopìas,  cuando sabìan que  la vacuna era un negocio de paìs y ellos pretendìan que los comprara hasta algùn Municipio, hasta ese ridìculo llegaron.

Sino hubiera habido confinamiento, situaciòn que se diò porque no habìa vacunas, los muertos como ocurriò en paìses Gobernados por dementes como Trump, Merkel, Jhonson, hubo millones de muertos y hasta perdieron las elecciones. Acà en San Luis, hasta se festejaban esas aperturas que causaban lo irremediable, la muerte, de lo que no se vuelve.

Plantearon alguna propuesta?? Ninguna, se escondieron y fomentaron una grieta, que solo planteaba disyuntivas para desinformar.

Les molestaban los reportes, luego les molestaban que no hubiera reportes y se permitieron criticar el aislamiento, la ùnica forma posible que habìa por el desconcierto y que prosigue hoy siendo algo certero,  para los contagios masivos en China o Hong Kong .

Pareciera que no aprendieron y tienen derecho a decir cualquier cosa, como cuando ante el avance de la pandemia, Poggi prometiò donar el 30 % de su sueldo, una farsa que todavìa se espera que cumpla o escuchar al cordobès que serìa el ùltimo en vacunarse para la tribuna y hacièndose el boludo, se puso en la fila calladito y  apenas lo llamaron a èl , SE VACUNÒ, quedando esa promesa como todas las que hace, en el tacho de la basura.

Hasta eso hubo que escuchar de èste farsante.

Con la cara de boludo y de inocente que pone, se la puso a todos los que estaban en la fila, pero no pudo evitar la càmara indiscreta de EA que lo retratò y se hace el ofendido.

No hicieron un solo Hospital y critican el Carrillo. El poggismo cuando gobernò, el ùnico que tenìa que poner en marcha lo privatizò como fue el enchastre hoy en arreglo en Villa Mercedes, la Maternidad de DOSEP. No tiene cara.

A pesar de que el caso Magalì Morales u algùn otro, fueron esclarecidos, donde las detenciones se dieron por alguna orden judicial de otros fueros o delitos comunes, siguen insistiendo que fue por la pandemia,.

Lamentablemente se comprobò que  terminaron con su vida, en algunos casos por negligencia policial  fue reprimida por la Justicia en los tèrminos que corresponde. Aùn asì,  se dan el lujo de seguir haciendo dudar, una inescrupulosidad sin lìmites.

Se escondieron, ningùn opositor visitò algùn enfermo o ayudò a personas o comerciantes que la pasaron mal. Solo crìtica, agravada por ninguna propuesta. 

Llevaron al lìmite èsta irrealidad y casi ganaron una elecciòn, donde alguien sin experiencia polìtica les ganò una elecciòn , como fue el caso de Zanglà, una molestia que aùn los persigue, ya que las crìticas al Carrillo, gestionado por Zanglà, siguen siendo la constante, como si el Carrillo no fuera una realidad.

El poggismo, esa expresiòn polìtica que solo persigue desde discurso cargos, es la màs cruel expresiòn de la antipolìtica, porque escupen para arriba.

Todos resentidos polìticos, que se hicieron gatos gordos, gracias al amplio peronismo de San Luis, al que hoy desconocen por el odio que tienen.