Cacace sembró dudas respecto a la Ley Bases desde la UCR.No crean que la UCR hará lo mismo que antes o no acepte los cambios .Un vocero calificado el Sanluiseño

Cacace sembró dudas respecto a la Ley Bases desde la UCR.No crean que la UCR hará lo mismo que antes o no acepte los cambios .Un vocero calificado el Sanluiseño

El secretario parlamentario del bloque de la UCR en la Cámara Baja, Alejandro Cacace, tuiteó este en  un mensaje en X,, contra la presunción de que los diputados ratificarán lo que ya votaron o aceptarán lo que mande el Senado. "Aviso para entendidos. No asuman que @DiputadosAR insista en la ley Bases tal cual le dio media sanción. Hay que ver qué cambios introduce el Senado (revisora). Y se puede aceptar unos y rechazar otros, de acuerdo al artículo 81 de la Constitución", tipeó.

El secretario parlamentario del bloque dijo que pueden aceptar modificaciones o rechazarlas. "No asuman que insitirá con el texto de la media sanción", adelantó.

Ex diputado de la bancada, Cacace participa de la estrategia de negociación que lleva adelante Rodrigo De Loredo con el Poder Ejecutivo. Por eso, su mensaje puede ser inquietante para la Casa Rosada.

El aparente endurecimiento de la UCR ocurre cuando el proyecto ya lleva una semana de discusión intensa en el plenario de comisiones del Senado, luego de haber obtenido la media sanción el pasado 30 de abril. Con Martín Lousteau entre los que lanzan objeciones contra el expediente en cada jornada de debate, el sector que responde a De Loredo podría estar preparándose para abandonar las posturas más complacientes hacia el oficialismo.

De hecho, la definición de no ratificar el texto que eventualmente sancione el Senado como vuelva a la cámara de origen podría demorar todavía más la ley que envió en diciembre Javier Milei. "Es torpeza del gobierno haber mandado un solo proyecto con tantos temas", dijo Cacace a uno de sus colaboradores cercanos que habló con EA..

Como si se hubiera sacado un peso de encima, la UCR en Diputados observa lo que pasa en el Senado y advierte que quizá se convierta en un dolor de cabeza para el oficialismo.